Dermatitis de contacto

Dermatitis de contacto

Dermatitis de contacto

Dermatitis de contacto

La dermatitis de contacto es la inflamación de la piel como consecuencia de la exposición o el contacto directo con una sustancia irritante o alergénica la cual puede irritar la piel dándole un aspecto enrojecido o adolorido.

La dermatitis de contacto es una de las patologías más frecuentes de pacientes en la consulta dermatológica debido a que afecta de igual manera, tanto a hombres como a mujeres de cualquier edad y tipo de piel. Algunas mujeres presentan esta patología debido al uso de joyería y actividades domésticas, así como también la aparición de dermatitis de contacto puede estar relacionada con factores ocupacionales.

Las aleaciones metálicas, los objetos chapados, las joyas, botones y cremalleras metales de la ropa, las monedas, llaves o tijeras pueden producir dermatitis de contacto debido a que estos materiales en algunos pacientes causan irritación y daño directo en las células de la piel. Así mismo, el uso de cosméticos y productos de cuidado personal como fragancias conservantes, tintes para cabello, colorantes y algunos protectores solares, pueden generar dermatitis de contacto ya que este tipo de sustancias activan el sistema inmune de defensa, produciendo daño en las células de la piel.
Factores ocupacionales en labores de aseo y limpieza de casas, que demandan un contacto permanente con detergentes, jabones, disolventes, ácidos fuertes y agentes oxidantes también producen dermatitis de contacto. Sus principales síntomas son el enrojecimiento de la piel, la aparición de lesiones como páspulas, vesículas, ampollas, secreción, picazón o escozor intenso.

Si la dermatitis de contacto no se trata a tiempo, puede volverse crónica y como consecuencia ocasionarle al paciente linquenificación o engrosamiento de la piel, acentuamiento de las líneas de la piel, descamación, piel seca y fisuras o grietas. Por tal razón es importante que el paciente pueda acudir al médico Dermatólogo si presenta escozor o picor intenso y enrojecimiento en la piel, ya que pueden ser dos signos de alarma de la dermatitis de contacto.

De igual manera, se recomienda la prevención como pilar para el cuidado de la salud, y en este caso, buscar alternativas como el uso de productos libres de sustancias que irriten la piel, utilizar guantes para labores específicas con el fin de proteger la piel de las manos, usar cremas que humecten la piel y asistir al Dermatólogo en caso de identificar irritabilidad e inflamación de la piel para descartar la dermatitis de contacto o en caso de presentarla, darle un manejo adecuado.